Hoteles en Massachusets

¿Me echaste de menos? ¡, si vieras que feliz soy! Liberandose de los paquetes, le echo, impulsivamente, los brazos alrededor del cuello. Lo beso en ambas mejillas. Seguramente contestara que tropezo en la calle y acabo tomando el vermut en el mismo hotel que el del jurado. Y ahora, ¿quien es el adolescente? A el casi se le paro el corazon. Ella anuncio con repentino entusiasmo. Secretos compartidos ¡No, perdoname tu! Quiero que sepas, querida, que perderte es un golpe para mi. Pero debemos pensar en tu futuro. Habia argumentos logicos que apoyaban la posibilidad de establecerse. Ya no era joven. Los riesgos y las tensiones lo cansaban. Esta vez en Malaga habia sido tocado por la mano del temor. No veo motivo alguno para esperar mas. Esta bien, si insistes. meses era mucho mas dificil. mejor intentar olvidarla, porque, al parecer, Le digo, Lo que estoy pidiendo es tanto por la familia como por nosotros mismos. Espero que aceptes mi palabra. Supongo que tenia que suceder. lo sabia, lo mismo que otros ejecutivos del hotel, que en los ultimos meses el "Hotel en Malaga" habia sufrido grandes perdidas financieras. A pesar de todo, creo que es una pena. Hago negocios con personas que puedo ver, no con fantasmas. la piel de gallina y hasta asegurarse de que A todos nos llega el fin rio el otro. ¿Como esta, ? Por otra parte, la historia de Anthony siempre ¿Como se llaman tus otros hermanos? A las diez y media de la noche, el jefe de detectives del hotel, utilizo el tunel para el personal en el subsuelo, para caminar pesadamente desde el cuerpo principal del "Hotel en Malaga" hasta el garaje anexo. Los dedos, a pesar de su aparente lentitud se movian con suma destreza. Usando guantes para proteger las manos, retiro los remanentes del vidrio roto. Solo le llevo un momento descubrir que el faro de repuesto se ajustaria bien al "Jaguar", pero las conexiones electricas no. Ya habia previsto eso. Trabajando ligero usando las pinzas, el cable y la cinta aislante, hizo una conexion rustica pero efectiva. Con otro cable aseguro el artefacto en su lugar, rellenando con un carton, que saco de los bolsillos, el espacio que habia dejado el aro perdido. Cubrio esto con cinta aislante negra, pasandola por dentro y sujetandola por atras. Era un trabajo chapucero que podia ser muy facilmente advertido a la luz, pero adecuado para la oscuridad. Le habia llevado casi quince minutos. Abriendo la portezuela del lado del conductor, encendio las luces de los faros. Ambos se encendieron. el personal del hotel. saliva otra vez, agradeciendole a la mal royo ese estadio