Hoteles en Arlington

"¿Podria estrangularle?", pensaba , mientras le sonreia. "¡No!resolvio: No podria hacerlo." Hacia un dia soleado y la luz del sol bañaba toda la habitacion. Al mirar a su alrededor, comprobo sorprendida que se sentia como en casa. Aquel era su pequeño mundo privado, lejos de su familia y de su hogar. Era tan extraño tener dos vidas... Una vida que adoraba, en la que vivia con la gente a la que queria, y otra en la que solo trabajaba. Aunque quiza no fuera tan terrible; ademas, en tres semanas estaria de vuelta en Ross. Con suerte, el siguiente fin de semana podria volver a casa. Por un instante, penso que se habia vuelto esquizofrenica: en Ross era una persona, y alli era otra distinta. Era la primera vez que se sentia asi. Ahhhexclamo Macy en medio del consiguiente silencio, mientras abria los brazos de par en par. La segui hasta uno de los dos salones para esperar a que los niños se durmieran. Nos servimos San Pellegrino y nos lanzamos sobre los canapes crujientes de romero y caviar de Eli"s Vinegar Factory, cortesia de unos clientes agradecidos de Macy a los que habia disuadido de subir al altar al son del I Still Haven"t Found What I"m Looking For de U. Nos habiamos puesto comodas en los sofasel feo de tartan marron seguia alli, por desgracia y estabamos llegando a la conclusion de que preferiamos hacer eso a leer Goodnight Moon por septuagesimo quinta vez, cuando se abrio la puerta y alguien pregunto a voz en grito: Ambos sabian que tenia razon. Asa, estoy segura de que puedes encontrar cariño en otro sitio. Oye, ¿donde esta "Mandibula Cuadrada"?inquiri tratando de parecer despreocupada, pero cada vez mas acalorada. En el vestibulo hacia un calor inusual. Me quite el sueter. Cuando el se disponia a limpiar de nuevo sus gafas, y dos lagrimas bien visibles resbalaban por sus mejillas, Jelena aparto su mirada desconcertada. lo sabedijo directamente. He pensado que era lo mas justo, para el y para ti. Y para Alfie, y para ... Supongo que esta es nuestra gran estrella. ¿Donde se aloja?pregunto a uno de los ayudantes de produccion. Me alegro de que te esten tratando bien. La vida en Ross te parecera muy gris despues de eso. A lo mejor deberia empezar a comprarte chocolatinas y perfumes yo tambien, no vaya a ser que no quieras volver a casa. ¿Cuando sera efectivo el divorcio, ?pregunto con aparente indiferencia dando un sorbo a la copa de excelente vino blanco. habia tomado una habitacion para en el "Hotel de Malaga" como resultado de una hora de severas meditaciones y debido a un motivo complicado. No era mas que una medida de seguridad, un candado, un muro que erigia entre el y . Hospedandose ambas en el mismo hotel, estaria a salvo de posibles ataques de debilidad, y aun cuando quisiera ver a , se lo impedirla el hecho de estar muy cerca. No entiendo por que lo amo si apenas se ha preocupado por misentencio con una rotundidad aplastante. Cada cama sera ocupada por dos de vosotras. No demoreis la hora de acostaros porque a las cuatro y media sentireis mis nudillos en la puerta. A las cinco, todas en la lenceria con el uniforme impecable como si lo acabarais de estrenar. Repartire las tareas en funcion de lo capaces que os vea. La familia no pasara por alto ni un solo error. No quiero distracciones. ¿Ha quedado claro? Tu porque me compras rosquillas de pan verdes en el dia de San Patricio y Alex porque hace saltos mortales hacia atras en la oficina. Apoyado sobre la mesa de Matrioska habia un sujeto mugriento y de barba gris, con unos vaqueros sueltos, de cuyo cuello colgaban tres camaras fotograficas. La silla de Matrioska se habia apartado de la mesa todo lo que permitia el protector de la alfombra. Una expresion de espanto se filtraba por debajo de su mascara. Tranquilala consolo dulcemente , mientras , con los hombros temblorosos, hundia la cara contra su pecho. se pondra bien. Se que has tenido una impresion muy fuerte, pero no hay necesidad de ponerse asi. Doña dejo a al inicio de un largo pasillo con una palangana repleta de paños humedos, que todavia conservaban parte del calor del agua hirviendo de la olla. Le indico cual era la puerta de la habitacion de la señorita y se dio media vuelta. Habia mucho por hacer.