Hoteles en Houston

El sonido de las ruedas de un carruaje se hizo evidente. echo la vista atras y advirtio que solo llevaba un ocupante ademas del conductor. Aminoro el paso y se aparto a un lado para dejarlos pasar, pero el carro redujo la velocidad segun se aproximaba a ella. La doncella interpreto aquel gesto gentil como un intento del conductor para no ensuciarla con el barro del camino. Era tan comun que las ruedas de los carruajes salpicaran los bajos de los vestidos de las damas que algunos, los mas caballerosos, obligaban a sus caballos a acortar el paso cuando se acercaban a ellas. Esta vez, el carro se detuvo a su altura. Acepte el premio del concurso como regalo de cumpleañosdijo Coco.Ya queda poco. ¡E incluso me ayudaste a llamar a Cracker Barrel y tambien a Kleenex! Olvidas que he estado casado y he criado una hija. Me tomare un cafe mientras leo el periodico, y tendre suerte si bajas en treinta minutos. ¿Que tal, hija? ¿Como ha ido todo sin mi? Desde la llegada del genero a las cinco de la mañana hasta el ultimo cucurucho de patatas fritas servido a las once de la noche, las jornadas eran duras. Y los Jones habian aprendido por experiencia propia que en cuestion de dinero solo se puede confiar en la familia. Era increible la facilidad que tenian los empleados para engañar a los jefes, aunque fuera en algo tan tonto como no cobrar el pure de guisantes a sus parejas. Como decia Bob, "cuida de los guisantes y el negocio se cuidara de si mismo". Habian aprendido a detectar los trapicheos, pero era muy cansado tener que estar siempre pendiente. Era mas sencillo no contratar a nadie. Al fin y al cabo, uno no puede estafarse a si mismo. Miro a y vio lo que no habia visto en la cueva principal: su parecido con esa mujer. Eres maravillosa, dijo abrazandola y oliendola, como si fuera un cachorro gigantesco. Bueno, claro. ¿Donde? ¿Que sucede, ? interrogo incomodo ¿Que anda mal? Como no hubo respuesta, insistio: ¿Puedo ofrecerle algo? Estuvieron media hora mas hablando y recordando la velada. Despues, se lavaron los dientes, se desvistieron y se metieron en la cama. Hablaremos dentro de una hora. Quedate ahi hasta entonces. Intenta divertirte.Colgo, tan ajena como siempre a los aspectos mas refinados de la etiqueta telefonica. Nadie lo haria mejor que tu. Capitulo Media hora despues, vestido con un traje de lino irlandes en amarillo claro, entraba en el salon. estaba sentada en el sillon colgante de mimbre, mirando al otro lado de las puertas acristaladas. Llevaba unos pantalones de lino blancos de pata ancha y un jersey de cuello barco a rayas marineras y la unica joya que la adornaba era una larga ristra de perlas. Tenia un aire muy Chanel, muy años treinta. Casi como un personaje de una novela de Agatha Christie, penso al acercarse. Como la mujer que aparece estrangulada con un collar en la biblioteca... ¿Es que no puedo serlo todo? ¿Mujer, madre y escritora? No son excluyentes. Sigo pensando que un asesino a sueldo seria la mejor solucion. estiro el cuello e inclino la cabeza de lado a lado. Pero un crucero... Que idea tan innte... Escuche, ya se que no debe dar esa informacion, pero es vital que llegue a The Grove esta noche. Probablemente, la que falta estara en otra mesa. No sabia lo que decia, y no sabia lo que estaba haciendo.