Hoteles en Jefferson County

Una. Violeta se llama. EL SONIDO DEL PIANO Eres demasiado agresiva, ¿sabes?Se tomo unos instantes para doblar un pañuelo de seda, lo que crispo los nervios a su cautivada audiencia. el..., ya sabes, nuestro amigo, comenzo a mostrarse muy indo por ellos. Puede que ya no estuviera tan animado y pensara que podia correr a ocultarse en la habitacion que estaban dejando si se ponia peor.Se encogio de hombros, nada convencida por su propia teoria. Aun asi, sentia curiosidad. Ya que estaba alli, podia ver como era el hombre cuyos genes habia heredado. Espero casi dos horas hasta que aparecio un tipo corpulento, greñudo y barbudo, vestido con una camiseta ancha y unos bermudas de color caqui. Muy atractivo, si bien en un estilo bohemio o artesano. vio que llevaba un pendiente y fumaba un cigarrillo liado. Lo observo con atencion en busca de semejanzas y penso que quiza habia heredado su nariz algo torcida y los labios carnosos. Unos momentos despues aparecio una señora con el pelo largo y teñido con alheña, vestida con una falda hippy de color turquesa. Los dos subieron a una furgoneta y arrancaron entre petardeos del tubo de escape y protestas del motor. "Imposible", penso , recordando la aficion de su madre a los coches deportivos. Estaba claro que la salvacion no estaba alli. Capitulo Tengo entendido que buscan sirvientas para el Gran Hotel. ¿Por que no deja que la muchacha pruebe suerte? Iluminada por la centelleante llama de una vela, escribia, con una pluma estilografica plateada, todo lo que se le pasaba por la cabeza. Habia pasado demasiado tiempo compadeciendose de si misma y ahora, por fin, habia decidido transcribir los penientos que la inquietaban en forma de una desestructurada novela escrita en primera persona. Tenemos que terminar. Lo siento muchisimo, pero hay factores extraordinarios que... suspiro. No se por donde empezar...dijo con una voz ronca, encogiendose de hombros, y enseguida le lanzo una deslumbrante sonrisa medio oculta por aquel flequillo absurdamente largo que solo alguien sin sentido de la realidad podia usar. Te lo resumire: Nick y yo hemos terminado. Y estoy arruinada, no tengo nada. y yo estamos sin casa y sin un centimo. Su bodega era extraordinaria y habia conocido con el gran cantidad de vinos y cosechas de las que habia oido hablar y sobre las que habia leido, pero que nunca habia probado. Tambien era un gran aficionado a los puros habanos. Siempre los fumaba en el exterior pero a le gustaba el olor. Era siempre tan educado y considerado que a le sorprendio la pregunta sobre su divorcio. Ahora que se veian tan a menudo y que las provocaciones ya formaban parte del pasado, casi nunca le hacia preguntas personales. Evitaba las cuestiones delicadas y sus conversaciones solian ser bastante superficiales. A no le quedaba ninguna duda de que disfrutaba de su compañia pero tambien rehuia la intimidad. Termine de recitar las advertencias de la ley Miranda. En los ojos de hubo un destello de gratitud por el hecho de que presentara la situacion trasladando el protagonismo a y evitando convertirla a ella en la mala. En todo caso, no queria hacerle pasar la verg├╝enza de repetir una vez mas su version de la historia. No le echaba la culpa, pero sabia que la confesion habia sido muy dolorosa para ella y tambien sabia que a su madre, independientemente del partido que tomara, le horrorizaria la sordidez de la historia. estallo en carcajadas. miro el reloj. Sera mejor que sepa para quien trabaja. tomo aire y lo solto lentamente. La mujer lo miro como si acabara de ver a Santa Claus. Yo tambien me pasare el fin de semana trabajandodijo con pesar. Me da una rabia terrible no veros. A lo mejor podria volar el viernes a ultima hora y pasar la noche en casa. Tengo que estar a las nueve de la mañana del sabado en una reunion, pero tal vez podria coger el avion de las seis de la mañana. Su euforia se apago solo un instante, cuando la voz de la conciencia le susurro que lo que estaba haciendo en realidad era huir. Mientras engullia el liquido espumoso, se pregunto si Devon quedaria suficientemente lejos. Se dirigio hacia la puerta de la habitacion y, cuando iba a salir, se volvio como si fuera a decirle algo. Se contuvo, pero finalmente dijo: Mira, yo necesito el dinero y tu tambien.