Hoteles en Los Angeles

Nick trago saliva. ¿Que demonios tenia que hacer? No tenia muy claro si era una invitacion. Yasmin se llevo las manos a los pechos y empezo a tocarse, retorciendo los pezones con los dedos por encima de la fina tela del biquini. Nick se quedo atonito. la solto, se sento en la cama, se abrocho el cuello de la camisa y se aliso los cabellos. Es verdad. No tengo ni idea de por que me case con ella. Creo que estaba impresionado. Era una chica espectacular con una voz extraordinaria. En ocasiones todavia escucho su musicaconfeso. Al dia siguiente, Charlie, el yesero, no se presento para enlucir las paredes de los nuevos baños. Por lo tanto, el fontanero tampoco podia instalar las bañeras y el albañil no podia revestir las paredes y los suelos. A le entraron ganas de chillar. Cuando lo telefoneo para pegarle la bronca, Charlie se excuso diciendo que primero habia que alicatar y poner los sanitarios y que el tenia que esperar a la siguiente semana. Con los ocho dolares que Kuei pudo reunir entre sus amigos podia realizar aquella "cura de engorde". Los hombres que aportaron su parte no eran miembros de la familia de Yen. El coolie no poseia familia en Shanghai, lo que daba a su pobreza un caracter de abandono, casi de falta de honorabilidad. Pero Kuei conocia a tres hombres que llevaban tambien el nombre patronimico de Lung, lo cual los relacionaba con el coolie como si en realidad pertenecieran a su parentela. El mismo Kuei provenia del mismo distrito de . este comenzo a usar de nuevo su gran nombre, . Ocho hombres llegaron de Hsieng Chanshi, y sintieron necesidad de ayudar al paisano en apuros. Estos hombres, ayudados por Kuei, incitaron por su parte a sus parientes a contribuir bondadoente en el prestamo. Por eso estaba obligado a engordar, para mostrar a los buenos y respetables amigos que no desperdiciaba su ayuda. Detuvo, pues, al cocinero y se sento al borde de la calle para comer. Tampoco alli la eleccion era muy sencilla, porque el cocinero tenia verduras y carne de cerdo para mezclarla al arroz. Hacia muchos meses, tal vez años, que Yen no habia probado la carne, y penso largamente si le convenia comerla. No, lo vi en los ojos de . Durante las vacaciones de Accion de Gracias ya tuve algunas sospechas, pero me parece que todavia no habia pasado nada. Quiza presenti que iba a pasar. Le permito que se quite la rosa, pero le impido que coja la azul. Mierdaprotesto. Voy a tener que hacerme la pedicura otra vez. Por eso mismo todo tiene que estar perfectamente elegidoconcluyo , tras un suspiro. estuvo a punto de explicar que si lo habian hecho, pero sintio que aquel dialogo no le llevaria a ninguna parte. Capitulo Si. Genero: Contemporaneo ¡!grito. Al fondo se oian unas sirenas. ¡Esta muerto! A pesar de esorespondi. Una de las niñas que acababa de despertarse vio a murmurar hacia la parte baja del carro. No cabia un alfiler en el salon del Gran Hotel: empresarios, miembros del gobierno local, periodistas de todo el continente y amigos de la familia disfrutaban de la primera mañana del año con un desayuno pantagruelico que desprendia un calido y agradable olor a pan y cafe. Don y eran los unicos miembros de- la familia que habian acudido temprano al salon para atender a los invitados. Mientras desayunaba, el dueño del hotel miraba a su alrededor, absorto en penientos silenciados: ¿Saldria todo bien? ¿Estaria a la altura de los grandes proyectos de ferrocarril mundiales? Don se enderezo y respiro hondo. De nada servia hacerse todas esas preguntas con el estomago vacio. Se concentro en las tostadas que acababa de servirle Benjamin y fingio delante de todos no estar preocupado. saltar el murete que la separaba de la arena. Entonces subitamente se encontraron una en los brazos de la otra, abrazaba por fin a su hija y sentia por fin el amor y la ternura de una madre que nunca habia conocido. Lloraron y rieron juntas, se acariciaron los cabellos, se miraron la una a la otra, dejaron que las lagrimas corrieran sin freno, hasta que finalmente se desmorono y gimoteo entre sus brazos: "Papa se ha ido". Y la abrazo y la consolo en el suave viento del desierto y la luz del sol.