Hoteles en Maryland

Tenian que iniciar cuanto antes los tramites para el levantamiento del cuerpo. Al pasar junto a Rosalia Leal, el comisario la tomo por el brazo y le hablo en un susurro.Señorita, me gustaria que pasase usted por la comisaria dentro de un par de horas. Hemos encontrado algo un poco raro. La directora del hotel asintio con la cabeza en un gesto casi imperceptible. Por lo visto las cosas no iban a ser tan sencillas como habia pronosticado el doctor Hernan. En ese momento escucho una voz a sus espaldas.Perdonen... ¿Puede decirme alguien donde pongo esto? Al darse la vuelta Rosalia Leal distinguio entre el gentio a un muchacho bajo y fornido que sostenia un abeto agarrandolo malamente por el tronco. Era un arbol enorme que distrajo por un momento la atencion de los congregados. De ramas anchas e inmensas, despedia un suave olor a resina y a tierra humeda que el doctor Hernan comparo con el tufo acre del formol al que estaba acostumbrado despues de tantos años de trabajo en el hospital. De repente encontro particularmente repugnantes los efluvios que dominaban la atmosfera de la clinica, y habria querido conservar para siempre en algun lugar de los sentidos el aroma que se escapaba de aquel arbol frondoso del color del musgo.¿La señorita Leal? Rosalia asintio.Pues nada, que aqui le traigo la plantita. Rosalia Leal tuvo que hacer esfuerzos para recordar que ella misma habia encargado el abeto dos semanas antes. Confusa, pidio al chico que apoyase el arbol en un esquina y lo dejase alli. Con todo el ajetreo, con todas las sorpresas funestas de aquella mañana, la directora del Hotel en Malaga habia olvidado por completo la proximidad de las navidades y la llegada, como cada año, del abeto que adornaria desde principios de diciembre el vestibulo del hotel. Estimado señor Endo: ¿Quien esta bromeando? sabia distinguir una buena melodia de otra mediocre. Su padre, don , habia sido un excelente pianista con un inaudito oido musical. Que fuera esa noche capaz de afirmar que aquel señor estaba dando una fabulosa leccion de piano a todos los presentes era merito de las horas que habia pasado con su padre junto a aquel teclado. Se esta muy bien aqui, Yo. Es usted muy buenodijo Jelena. De eso queria hablarle, doctordijo audazmente. habia estado vagabundeando con un compatriota suyo, el pequeño pianista del bar... Opio... ¿Comprende...? Supongo que seria desagradable que el joven se viera envuelto en un escandalo de esta naturaleza, ¿no cree?Miro atentamente al doctor y comprendio que habia acertado. Reflexiono un momento y continuo: Siento haber sido inexacta acerca del momento de la muerte de . Me asuste mucho al encontrarme a su lado en aquel momento, y seguramente perdi la nocion del tiempo. En tales ocasiones suele suceder asi. ¿No piensa lo mismo, doctor? Tal vez ya hubiese muerto y yo no lo sabia. ¿Por que?dije mientras me apartaba y me dejaba caer en un cojin apelmazado, a su lado. Un boton se me clavo en el codo. ¿Por que quieres mas de mi? Ni siquiera me conoces. ¿Como sabes que soy mejor que las mujeres que suelen venir por aqui? El director encontraba a muy atractiva y de no ser porque estaba casada le habria echado los tejos. Pero Max sentia un enorme respeto por la sagrada institucion del matrimonio; ademas, no le parecia una mujer proclive a la infidelidad. Le parecia una persona seria y tenia ganas de trabajar con ella. Sentia, al igual que el productor, un enorme respeto por el trabajo de y habia descubierto que tambien le gustaba como persona. se sirvio crema y azucar y penso en su nombre TYLER escrito con letras mayusculas y marcado con un circulo rojo en una nota entre los papeles de su hermana. El nombre aparecia seguido de tres signos de exclamacion. Pero no habia escrito nada mas. ¿Era Tyler la persona anonima con quien iba a reunirse la noche que la asesinaron? tenia en el comedor y se sento. Separo ¿Quien? Mas tarde conocio a David, que era de ascendencia askenazi y ya sabia que era portador. Se habia hecho la prueba varios años antes, cuando estuvo a punto de casarse. * * * sonrio.