Hoteles en New York

Yo habia terminado mi turno media hora antes, tras uno de mis tipicos dias "cubo de Rubik", en el que habia tenido que mendigar pases de camerino para el festival New Age de la BAM para los titiriteros que se alojaban en la habitaciony ayudar a los neozelandeses de laa localizar un restaurante en el Bronx en el que sirvieran cenas tipicas de Accion de Gracias durante todo el año. Pero estaba cubriendo a mi amigo Asa Binsky, con la esperanza de que Hutchinson McKenzie, el hijo de Ballard, no prestara demasiada atencion a nuestros respectivos horarios. Necesito tiempo para saber cuales son mis sentimientoscontesto casi sin voz. Mi ultimo dolar, reverenda señoradijo , y salio. Emmy Lou, con dieciseis años, habia sido detenida delante de sus amigos y conducida a prision. La policia habia registrado sus objetos personales, leido su diario; y el fiscal, para demostrar al mundo lo mala que era, habia exhibido durante el juicio aquellos inocentes objetos: folletos de viajes ajardines de todo el mundo, revistas de confesiones verdaderas y novelas romanticas. El fiscal habia leido en voz alta los escabrosos titulos de las confesiones y las novelas, conto al jurado que Emmy Lou queria el dinero de Avis Yocum para huir, porque Estados Unidos no era lo bastante bueno para esa chica, que, por cierto, habia sido vista con frecuencia en compañia de un hippy objetor de conciencia. Estoy muy cansadadijo , apoyando la cabeza en el hombro de el. Durante un breve instante, se pregunto si pretenderia espiarlos, pero concluyo que era absurdo. El hombre que acababa de conocer no habia llegado a donde estaba entrometiendose en asuntos ajenos. No necesitaba rebajarse a ese nivel. Maldito Leonard. Lo mataria en cuanto lo viera. ansado y calado hasta los huesos, pero feliz, regreso despues de haber andado horas enteras junto a los exploradores, a quienes se les enseñaba la ciudad. Solo cuando comenzo a llover y estos se reunieron en pequeños grupos que subian apresuradamente al tren que va de Hongkew a Kangwang, decidio regresar. Las mojadas calles le parecian desiertas en medio del ruido de la lluvia. Tres camiones cargados con soldados pasaron junto a el con gran estruendo. "Tal vez haya empezado la guerra", penso Yen con un incompleto conocimiento del mundo. Los soldados que pasaban estaban sucios. En cambio, los exploradores, entre los cuales habia un hijo de Yen, mostraban una limpieza que casi le inspiraba miedo. Era una lastima que el sastre Lung y su familia estuviesen durmiendo cuando Yen llego a su casa, pues les hubiera contado con placer que su hijo ya habia llegado. Paso con cuidado por entre ambas camas y llego a su cuarto sin despertar a nadie. Antes de acostarse saco una vez mas el pequeño coche y le dio cuerda. Le parecio que corria mas lentamente que antes. Lo mismo que hemos hecho aqui. Haremos otra pelicula juntos. le palmeo la mano a . Por el estudio del INS, concretamente. Para establecer un vinculo entre la inteligencia y la genetica. ¡Hanna vale un millon de veces mas que tu, creida de mierda! ¿Cual es tu negocio? ¿En que comercias?pregunto de nuevo su hijo. , ¿que te pasa? ¿Que?insisti. ¿A que demonios estas jugando? Señora Whitboro, ¿se encuentra bien? y una pequeña sala de estar. Se encontraba en Me alegro de que todo vaya a salir bienle dijo. Hubiera sido completamente atipico en ella dar por hecho que las cinco cucharillas que faltaban estarian equivocadamente guardadas en otro cajon y zanjar el asunto. Mas aun, cuando no hacia tanto que habian desaparecido unos trapos de lino finamente bordados y una taza de porcelana. Y, si no le fallaba la memoria, la desaparicion de la huevera de plata en la boda de Lady hacia una decada tambien podia sumarse a la misteriosa lista de robos. Despues de una intensa mañana, que paso rastreando los muebles de la zona del servicio, acabo terriblemente cansada de dar vueltas sin llegar a ninguna conclusion.